lunes, 23 de abril de 2012

CANELONES DE POLLO Y NÍSCALOSC

AQUÍ NO SE TIRA NADA. Con un muslo de pollo asado que quedaba en la nevera y unos níscalos congelados del pasado otoño he elaborado unos “Canelones de Fiesta”. Hoy es San Jorge en Cáceres, Sant Jordi en mi amada Catalunya. He comenzado por sofreír los níscalos junto a tres dientes de ajo y una cebolleta.
Una vez realizado el sofrito lo he mezclado con la carne de pollo asado y una terrina de paté de caza, y lo he pasado por batidora sin llegar a hacer pomada. A continuación he puesto en agua caliente las placas de los canelones -he utilizado los precocidos de Pavo que dan buen resultado-. Pasados veinte minutos, las he ido colocando sobre un paño limpio para que absorba el agua y que el rellenado nos sea más fácil
Llegados a este punto elaboramos una salsa bechamel ligera. Para ello ponemos al fuego un cazo con mantequilla. Cuando ésta se derrite añadimos un par de cucharadas de harina que removemos continuamente para que se mezcle bien con la mantequilla.
La operación continúa hasta que comienza a adquirir un color dorado pero sin llegar a dorar del todo, con ello evitaremos que la bechamel sepa a harina cruda. A continuación le añadimos la leche y perfumamos con nuez moscada y removemos el conjunto hasta alcanzar la densidad deseada. Una vez obtenida la bechamel introducimos los canelones en una fuente y cubrimos con la salsa a la que espolvoreamos, por encima, un queso rayado tipo grana padano. Con el horno precalentado a 150º introducimos la fuente en el horno hasta conseguir un bonito color dorado. Con este plato maridan bien los vinos blancos afrutados.

3 comentarios:

DE LOS GUSTOS Y LOS CAMINOS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
CORALINE dijo...

¡¡¡¡Deliciosos!!!! y la fotografía del tarro de cristal con los ajos muy buena. Por cierto, César, ¿cómo haces tú el cocido?. ¡Ahí te dejo esto!.

重新出發 dijo...

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.